Platón y la música apolínea



"- Entonces -seguí-, la ejecución de nuestras melodías y cantos no precisará de muchas cuerdas ni de lo panarmónico.

- No creo -dijo.[...]

- ¿Y qué? ¿Admitirás en la ciudad a los flauteros y flautistas? ¿No es la flauta el instrumento que más sones distintos ofrece, hasta el punto de que los mismos instrumentos panarmónicos son imitación suya?

- En efecto, lo es -dijo.

- No te quedan, pues -dije-, más que la lira y cítara como instrumentos útiles en la ciudad; en el campo, los pastores pueden emplear una especie de zampoña.

- Así al menos nos lo muestra la argumentación -dijo.

- Y no haremos nada extraordinario, amigo mío -dije-, al preferir a Apolo y los instrumentos apolíneos antes que a[l sátiro] Marsias y a los suyos.

- No, por Zeus -exclamó-, creo que no."

Platón, República 399c-e (trad. de José Manuel Pabón y Manuel Fernández-Galiano, Madrid: Alianza Editorial, 2001).

Comentarios